Mis expectativas de vida…

Mis expectativas de vida no se cumplen de la manera que yo esperaba,… y ahora, qué?

“… Y ahora, qué? es, seguramente, la pregunta más importante que podemos hacernos a nosotros mismos. Tan importante que creo necesario que te la plantees cada día. Cada mañana.

La vida casi nunca acaba siendo como uno se había imaginado. Ni por mucho ni por poco; no siempre se conforma como una tragedia en dos actos y, es muy posible que, en abundantes ocasiones, hasta te sorprenda apareciendo mucho mejor de lo esperado. Sea como fuere, mantener unas expectativas muy rígidas sobre la vida y lo que tiene para ofrecer, es un propósito peligroso y dañino casi siempre.

Si todavía no lo has hecho, te recomiendo encarecidamente la lectura de El hombre en busca de sentido del doctor Viktor Frankl. En el libro se expone la exploración personal del doctor respecto a esa pregunta que, antes o después, todos y cada uno de nosotros enfrentamos en nuestra vida: y ahora, qué?

Aunque, y doy las gracias por ello, personalmente no he experimentado ni remotamente algo tan fuera de lugar como Viktor y tantos otros millones de personas durante el holocausto del siglo pasado y espero que tú tampoco, no por eso debemos dejar de estar muy atentos a lo que el supo observar. Aquello fue una atrocidad y es muy útil observar cómo reaccionaron las personas y tal vez entender como pensaríamos nosotros si algo así de trágico pudiera ocurrirnos.

Y utilizo la expresión de uno de mis mentores, Bruce Van Horn. Digo “qué pensaríamos” y no lo que sería más habitual decir “qué haríamos”. Porque  aquello que pensamos es lo que determina lo que hacemos!

Estarás de acuerdo conmigo que la vida de las víctimas del holocausto no se desarrrolló como ellas hubieran esperado. Sin embargo y respecto a aquellos que sobrevivieron del mejor modo, lo que el doctor Frankl descubrió, es que fueron aquellos que fueron capaces de dejar ir sus expectativas de vida y hacerse la gran pregunta, “ahora, qué espera la vida de mi?”

No hay nada malo en tener sueños y planes que vivir!

De hecho, el ser humano está diseñado para tener metas e ir avanzando hacia ellas día a día, esos son requisitos para vivir de forma plena y cumplir nuestro propósito/sentido vital. La complicación aparece cuando permitimos que todo se salga de la senda que deseamos solo porque eso es lo que supuestamente pasa a todos según las circunstancias (culpa del gobierno, de la sociedad, de mis padres o de mi jefe, uff) o, peor aún, porque pensamos que no nos lo merecemos. Eso sin holocaustos, grandes tragedias ni obstáculos insalvables, solo por creencias limitantes y miedos varios.

Aquellos que no solo sobreviven sino que se desarrollan al mayor potencial, son los mismos que trabajan cada día por sus objetivos pero que también son capaces de parar un momento cuando la vida no es como se había planeado y se dicen: “de acuerdo, y ahora qué?”. ¿Qué espera la vida de mi ahora, en esta situación? La habilidad para responder a los cambios de la vida con esa actitud de dejar venir, nos permite mantener el control sobre cómo responder a lo que ha llegado. Para nada, en modo alguno, te va a colocar más cerca de tus objetivos iniciales el posicionarte en modo víctima ni sentarte enfurruñado gritando a los cuatro vientos “esto no debería haber ocurrido así!!!!”, no crees?

Muchos de nosotros estamos ahora mismo o bien en medio de una crisis, o saliendo de ella o entrando de cabeza. En vez de quedarnos atascados en el modo de pensamiento habitual de “:(, por qué a mi?“, te invito a cambiar el diálogo interno y decirte:

“Esto es así hoy, la vida es así; ¿qué me está pidiendo la vida?”

 

Si tienes dificultades en salir de tu parálisis y/o de tus supuestas limitaciones (son tus creencias y no la realidad) y decides comprometerte con tu bienestar y éxito estamos muy cerquita. Contacta.


Este post es una reflexión personal en negro sobre blanco. Si te ha gustado estaré encantada de que la compartas con amigos y seguidores.

Y, tanto si estás de acuerdo como si no, también me gustaría escucharte a través de la zona de comentarios. Gracias por leer hasta el final.

A vueltas con el Pensamiento Positivo

Para obtener los beneficios del pensamiento positivo te ofrezco un poco de información y un ejercicio práctico.

Tal vez te hayas dado cuenta de que, tranquila nos pasa a todos los seres humanos, cuando pretendes hacerte cargo de sumergirte en pensamientos positivos siempre aparece esa voz interior de la duda, los miedos y la incertidumbre. Y ronda y ronda sin poder evitarlo.

Algo así como que te armas de valor y generas una afirmación tal que, “Me enfoco en pensamientos, palabras y actos positivos“ pero cuando escribes la frase o la dices en voz alta emerge, sin solución de continuidad, otra afirmación como

¿Qué locura estoy diciendo? Eso es harto difícil! Qué hay de positivo en esto ***problema/complicación*** que estoy viviendo? No se cómo gestionarlo“.

duda-pensamiento positivo

Queremos creer (en algún sitio nos lo contaron ^_^ y nos vino muy bien) que con la simple afirmación podemos realizar algún cambio que nos saque de nuestro malestar/problema pero también queremos obviar que nuestra primera creencia profunda sigue haciendo muy bien su papel. La primera premisa es incierta y la segunda es una locura para nuestro bienestar.

Para crear un nuevo “camino” neuronal basado en el pensamiento positivo has de liberar tu corazón y tu mente de los programas negativos que cargan y no va a funcionar el intento pueril de taparlos/esconderlos con nuevos pensamientos en los que en tu ser profundo no crees.

Entendido esto, desde aquí mismo frente a mi portátil, estoy escuchando tu vocecita diciendo, “vale, pero ¿cómo lo hago entonces?“ En ello estamos siempre y cuando te comprometas a reservar unos minutos ahora y otros pocos cada día.

Muy a menudo es necesario primero tener conciencia de tus pensamientos negativos para luego instalar un programa de pensamientos positivos. Y siempre es irrenunciable un poco de compromiso personal.

Veamos.

Ejercicio de Pensamiento Positivo.

  1. Identifica alguna faceta de tu vida que te tiene insatisfecha ahora mismo (una relación infeliz, algo de sobrepeso, estar sin empleo, alguna desavenencia familiar, …)
  2. Crea una poderosa sentencia centrada en ese tema, un pensamiento positivo que resuma lo que deseas al respecto (siguiendo con los ejemplos, mi relación es una fuente de disfrute en mi vida, me gusta mi cuerpo y lo cuido, me cuido, relajo y organizo en este periodo de descanso laboral, …)
  3. Coge un folio y dóblalo por la mitad. En una mitad escribe la afirmación positiva y en la otra todos aquellos pensamientos que surjan en reacción a ella. Quedaría algo así.
    • Me gusta mi cuerpo y lo cuido. Pero estoy gorda
    • Me gusta mi cuerpo y lo cuido. Peso demasiado
    • Me gusta mi cuerpo y lo cuido. Me gusta picotear
    • Me gusta mi cuerpo y lo cuido. Me canso de cuidar mis comidas
  4. Repasa lo que trasmiten los pensamientos del lado de la reacción. ¿Qué estado puedes verificar? En nuestros ejemplos se incluyen falta de confianza, desánimo, dificultad para ser constante, …
  5. Incorpora esos estados en la frase positiva que vas a utilizar con corazón y mente abiertos.
    • Es sencillo y divertido para mi ofrecer cuidados y amor a mi cuerpo
    • Mis pensamientos, mis palabras y mi conducta reflejan lo que me gusta mi cuerpo y los cuidados que le ofrezco.
    • Cuanto más cuidados y amor ofrezco a mi cuerpo más apoyo y amor recibo de mi entorno
  6. Para reforzar y aprovechar todo el potencial de estas nuevas afirmaciones positivas utiliza el recurso de tu imaginación para crear una visualización en la que te ves, oyes y sientes con tu objetivo cumplido.
    • Por ejemplo. Es mi fiesta de cumpleaños y llevo un vestido rojo que me sienta de maravilla. Toda mi familia me canta el “cumpleaños feliz”. Me siento bonita, sana y maravillosamente bien. El trocito de tarta de arándanos que me tomo está estupendo.

La visualización ha de ser como si lo estuvieras viviendo en momento presente e incluyendo las emociones que lo que ocurre conllevan: te ves, oyes lo que te dicen y dices, hueles lo que hay en el ambiente, sientes la alegría y bienestar, … Este es un complemento imprescindible y poderoso para los resultados finales deseados al trabajar con los pensamientos positivos.

 

Recuerda que solo con la teoría no se consiguen cambios ni adelantos. Has de coger papel y lápiz y realizar el ejercicio. No creas en su utilidad ni dejes de hacerlo, compruébalo.

 

En cuanto a emociones y falta de confianza tenemos mucho que ofrecerte si nos lo permites. Solo contacta y buscamos un ratico para que podamos conocernos.

Buena vida!

10 maravillosas formas de QuererTE

AmarTe  … QuererTe … ¿qué hábitos practicas en este ámbito?

Ya se que eso de quererse uno mismo a veces parece un poco egoísta. Pues insisto e insistiré en que “de eso nada”. Si no te quieres y cuidas tú, ¿quién esperas que lo haga por ti? Mantener tu Autoestima alta es bueno para ti y todo tu entorno. Tus seres queridos estarán encantados de verte brillar y tú estarás más disponible para ellos.

Cuando estés decaida y en uno de esas “noches oscuras” lo único que te va a levantar eres tú y tus ganas de vivir la vida.Captura de pantalla 2015-08-29 a la(s) 23.35.37

Si todavía andas un poco perdida en cómo iniciar esa conversación de amor contigo misma, ahí van unas sugerencias para que empieces YA.

1. Crea un ritual de Autoestima.

Apaga la tele y deja el WhatApp y las redes sociales durante 15 minutos para poder centrarte en mimar un poco tu cuerpo. Mi ritual preferido es un baño con espuma acompañado de libro interesante o música (que no incite a bailar, que la lío en un momento). Y si estoy en modo ahorro de energía, una ducha y una buena hidratación de pies con masaje y agradecimiento porque me llevan donde necesito ir, luego calcetín para que se absorba y la misma compañía. No hay nada como recordar que tenemos un cuerpo que nos sirve a la perfección y agradecerlo.

2. Crear y mantener relaciones valiosas.

Aunque a veces no lo parezca o nos olvidemos, en realidad somos sociales por naturaleza. Saber estar solos y disfrutarlo es necesario pero también necesitamos soporte y amor de otros. La energía positiva es contagiosa así que encuentra y disfruta de una comunidad de personas con las que planificar eventos divertidos sobre tus aficiones y disfruta de ellos de forma regular.

3. Haz una lista de “Lo que tengo y agradezco”.

Habrás escuchado montones de veces que para poder amar a otros primero debes amarte tu. Es cierto que, a veces no sabemos cómo hacerlo, es solo que nos olvidamos de lo que tenemos de bueno, aquello por lo que otros nos aprecian y las cosas de las que disfrutamos cada día. Hay montones de cosas maravillosas y positivas en nuestra vida, en la de todos. Hacer una lista y ponerla en negro sobre blanco es un ejercicio estupendo para seguir en el camino del amor a uno mismo. Haz una lista cuando termines de leer esta y vuelve a ella cuando tengas bajón. Añade nuevas cosas cada vez, te sorprenderás.

4. Recuerda tratar a tu cuerpo con amor.

Tratar a tu cuerpo con amor no solo aumenta tu autoestima, también tu energía general se ve revitalizada. Presta atención a lo que comes, no solo porque quieres verte bien en el espejo sino porque quieres sentirte bien. Si nutres a tu cuerpo con los alimentos adecuados vas a rezumar amor por todos los poros.

5. Ordena y limpia tus armarios.

Este punto va a ser más terapeútico de lo que te puedes imaginar. No solo vas a conseguir ordenar y limpiar toda tu habitación sino que descubrirás un muy positivo efecto en tu mente. Deshacerse de viejas ropas o trastos permite que nuevas cosas lleguen a tu vida! No te quedes anclado en sucesos pasados, buenos ni malos, QuiereTe lo suficiente como para saber que lo mejor está por llegar.

6. Se acabaron las comparaciones.

Seguimos haciéndolo. Ver tele o bucear internet solo por ver a nuestros famosos preferidos todos guapos en su estreno “de película” (valga la redundancia), con sus relaciones o de vacaciones en las islas más recónditas y paradisíacas. Nos hace olvidar que son humanos, como nosotros, y que todos tenemos también malos días. La próxima vez que no sepas qué hacer, antes de ponerte a compararte con esas fotos y vidas exclusivas, recuerda que eres perfecta tal cual eres. compararse solo lleva a enfocarnos en lo negativo, cuando tenemos tanto por lo que estar agradecidas (revisa tu lista del punto 3)

7. Explora tu espiritualidad. 

No importa en lo que crees, la fe es fundamental para la autoestima. Creer en algo abre tu alma hacia la belleza de creer y confiar. Favorece tu intuición y hace que tus decisiones sean conscientes, con el corazón y no inconscientes por programas desconocidos. Explora tu mundo espiritual y disfrutarás del camino del aprendizaje sobre ti mismo de manera que esos nuevos pensamientos, emociones, pasiones puras y crudas, te permitan apreciar tu auténtico Ser.

8. Haz algo que se te de Bien.

La autoestima y el amor propio van de la mano y disfrutar de una actividad o hobbie que se te da bien no solo potencia tus endorfinas sino que hace revivir a tu mejor versión. Si te gusta cocinar, ¡cocina! Si te gusta bailar, coge tus escarpines, sal a la pista y baila por tu vida!

9. Encuentra tu lugar de ensueño.

Piensa en un lugar que con ser todo lo hace simple. Donde puedas sentarte en silencio y abrazar el aquí y ahora. Borrar esos pensamientos de las preocupaciones cotidianas porque sabes que posees ese lugar de ensueño donde eres feliz. La autoestima trata de lo que significa conectar con uno mismo y, contar con un espacio que te lo permita, es una de las maneras más sencillas de conseguirlo.

10. Practicar el dejar ir.

Solemos traer constantemente cosas del pasado a nuestra mente, de forma consciente o no (el cerebro es muy vago), si no son buenos recuerdos se hacen una pesada carga en el alma y nos gasta energía amorosa. Cuanto más limpiemos ese tipo de bloqueos, más sencillo será aumentar el área de la autoestima. Trabaja en potenciar el músculo de soltar lastre del pasado y “dejar ir” de modo que te permita avanzar en tu autoconocimiento y aceptación de quien eres.

Quien soy le pregunte a Dios

Lo que eres, que soy yo

 Solo que tú eres carne y yo espíritu

Tu mente es finita la mía no tiene limites

Tienes poder en la tierra hasta que mueres

 Yo tengo ese poder por la eternidad

Eres una partícula de mí

Pero muy preferida

 Y no hay nada más importante en el universo que tu preciosa vida

 Eso eres, así que no preguntes quien soy

Antes del todo ya eras, hoy eres, y cuando te llame siempre serás.

Fragmento de poema ¿quién soy? de Leon Roch.

Guardar

Tu mayor Enemigo

 

No terminas de estar a gusto con tu vida: cada lunes una pequeña depresión cuando suena el despertador, toda la semana esperando el viernes, el finde te duele todo, saltas a la mínima o no te atreves a dar tu opinión por si molestas al otro, no encuentras momentos para ti, no sabes decir no, …

Quieres que todo eso cambie, ¿qué haces para que OCURRA?

Ante todo, debes darte cuenta de cómo te sientes, darte cuenta de que realmente no quieres seguir así, DESPERTAR.

Porque el mayor obstáculo que impide que le des la vuelta a tu vida eres TU. Ni más ni menos, lo demás son excusas. No estoy diciendo que sea fácil ni que no te vaya a producir incomodidad pero, sinceramente, ¿qué tiene de positivo seguir como estás? ¿cuánta incomodidad y dolor soportas ahora?

Decide dar un vuelco a tu vida y busca quien te apoye y acompañe. Todo comienza siendo consciente y dando el primer paso. ¡PUEDES!